Receta: Helado de Pepino, y Helado de Pepino y Hierbabuena

¿Helado de pepino? ¿y de pepino con hierbabuena? Sí, habéis leído bien, ¡son super fáciles de hacer y están deliciosos! Una manera original de refrescarnos en este verano tan caluroso.

Os proponemos 2 opciones: helado de pepino, y helado de pepino y hierbabuena. Su preparación es casi idéntica, la única diferencia es que al helado de pepino y hierbabuena le añadiremos unas hojitas de esta planta aromática que le dan un toque muy fresco.

Ingredientes para preparar el helado de pepino (10 raciones): 250 gr. de pepino con piel, 250 gr. de yogur natural / yogur griego natural, 400 ml. de nata de montar (también puedes prepararlo usando sólo 300 ml si prefieres que no quede tan cremoso), 150 gr. de azúcar y 40 gr. de miel

Ingredientes para preparar el helado de pepino y hierbabuena (10 raciones): 250 gr. de pepino con piel, 250 gr. de yogur natural / yogur griego natural, 400 ml. de nata de montar (también puedes prepararlo usando sólo 300 ml si prefieres que no quede tan cremoso), 150 gr. de azúcar, 40 gr. de miel y 20 hojas de hierbabuena.

Preparación helado de pepino/ pepino y hierbabuena: Lava el pepino y desecha los extremos. Trocea con la piel incluida y tritura con una batidora (puedes utilizar una batidora de mano, batidora de vaso o usar una thermomix) hasta que la textura quede como un puré. Añade el yogur, el azúcar y la miel (y la hierbabuena, en el caso de que estés preparando la segunda opción). Tritura bien y reserva.

Monta la nata e incorpora despacio a la mezcla. Si la pruebas en este momento notarás que ha quedado muy dulce, pero no te preocupes, porque una vez congelado verás como pierde esa sensación de dulzor excesivo.

Vierte la mezcla en poleras o en un único molde e introduce en el congelador al menos durante 4 horas (si has usado poleras individuales) o al menos durante 8 horas (si has usado un único molde).

En el caso de que hayas utilizado un único molde, sácalo del congelador 15 minutos antes de consumirlo y pásalo al frigorífico de modo que no esté excesivamente duro a la hora de manipularlo. Sírvelo con la ayuda de una cuchara, adórnalo con unas hojas de hierbabuena y a refrescaros!

Receta: Ensalada de Judías Verdes

La receta de ensalada de judías verdes, con tomate y huevos, es una ensalada fácil de hacer, fresca, sana, nutritiva y perfecta durante los meses de verano. Si quieres convertirla en un plato más consistente puedes añadir atún y/o arroz a la receta.

Ingredientes (para 4 personas) : 0,5 kg judias verdes, 0,5 kg patatas, 0,5 kg tomate de ensalada, 1 cebolleta, 2 huevos duros, , hojas de albahaca, aceite de oliva virgen, sal y vinagre balsámico.

Ingredientes opcionales: atún y/o arroz.

Preparación: Limpia y trocea las judías verdes en trozos de unos 3 cm. Cuécelas en agua con sal durante 12-15 min. Escúrrelas y déjalas enfriar.

Mientras, cuece los huevos en agua con sal durante 10-15 min dependiendo del tamaño de los huevos. Enfríalos pasándolos por agua fría, pélalos, córtalos en rodajas y reserva.

Lava las patatas y cuécelas con piel hasta que estén tiernas (para comproblarlo, pincha las patatas con un tenedor) Pélalas, córtalas en daditos y reserva.

Lava y pica la cebolleta y el tomate. Reserva

Mezcla todos los ingredientes en una fuente, añade unas hojas de albahaca y aliña al gusto.

Receta: Soufflé de coliflor y queso

El soufflé es un plato ligero elaborado al horno con una salsa bechamel combinada con otros ingredientes, y a la que se incorporan claras de huevos batidas a punto de nieve. Puede ser dulce o salado. Nosotros te proponemos utilizar coliflor y queso en esta receta muy fácil de hacer.

Ingredientes (para 4 personas): 5 claras, 3 yemas (te recomendamos que utilices huevos de nuestras gallinas felices, más sanos y sabrosos), 500 gr. de coliflor, 100 gr. de queso, 1 vaso de leche, 100 gr. de harina, mantequilla y harina (para los moldes), sal y pimienta.

Preparación: Precalienta el horno a 175ºC. Lava la coliflor y córtala en ramitos. Cuécela durante 8 a 10 minutos, escurre y reserva.

Para hacer la crema: Tamiza la harina sobre un bol con ayuda de un colador. Añade la leche y bate con la varilla hasta que esté bien mezclado. Pon a calentar la mezcla en un cazo y sigue batiendo hasta que espese. Incorpora el queso cortado en dados y remueve hasta que se funda. Retira del fuego y deja enfriar. Una vez fría la crema, agrega las yemas y mezcla bien. Por último añade la coliflor cocida, revuelve y reserva.

Monta las claras a punto de nieve hasta que queden firmes (esto será cuando puedas voltear el recipiente hacia abajo y no se caigan) y añádeles sal y pimienta al gusto. Vierte la crema y mezcla con movimientos envolventes. Incorpora la coliflor y mezcla de nuevo. Reserva.

Unta un molde grande o cuatro moldes pequeños con mantequilla y espolvoréalos con harina. Reparte el preparado anterior en los moldes (deja un dedo entre la masa y el borde del molde) y hornea a 175ºC, durante 20-25 minutos, hasta que se inflen. Es muy importante no abrir el horno mientras se hornea.

Te recomendamos que lo sirvas recién sacado del horno. Puedes acompañar el soufflé de salsa de tomate.