Receta: Helado de Pepino, y Helado de Pepino y Hierbabuena

¿Helado de pepino? ¿y de pepino con hierbabuena? Sí, habéis leído bien, ¡son super fáciles de hacer y están deliciosos! Una manera original de refrescarnos en este verano tan caluroso.

Os proponemos 2 opciones: helado de pepino, y helado de pepino y hierbabuena. Su preparación es casi idéntica, la única diferencia es que al helado de pepino y hierbabuena le añadiremos unas hojitas de esta planta aromática que le dan un toque muy fresco.

Ingredientes para preparar el helado de pepino (10 raciones): 250 gr. de pepino con piel, 250 gr. de yogur natural / yogur griego natural, 400 ml. de nata de montar (también puedes prepararlo usando sólo 300 ml si prefieres que no quede tan cremoso), 150 gr. de azúcar y 40 gr. de miel

Ingredientes para preparar el helado de pepino y hierbabuena (10 raciones): 250 gr. de pepino con piel, 250 gr. de yogur natural / yogur griego natural, 400 ml. de nata de montar (también puedes prepararlo usando sólo 300 ml si prefieres que no quede tan cremoso), 150 gr. de azúcar, 40 gr. de miel y 20 hojas de hierbabuena.

Preparación helado de pepino/ pepino y hierbabuena: Lava el pepino y desecha los extremos. Trocea con la piel incluida y tritura con una batidora (puedes utilizar una batidora de mano, batidora de vaso o usar una thermomix) hasta que la textura quede como un puré. Añade el yogur, el azúcar y la miel (y la hierbabuena, en el caso de que estés preparando la segunda opción). Tritura bien y reserva.

Monta la nata e incorpora despacio a la mezcla. Si la pruebas en este momento notarás que ha quedado muy dulce, pero no te preocupes, porque una vez congelado verás como pierde esa sensación de dulzor excesivo.

Vierte la mezcla en poleras o en un único molde e introduce en el congelador al menos durante 4 horas (si has usado poleras individuales) o al menos durante 8 horas (si has usado un único molde).

En el caso de que hayas utilizado un único molde, sácalo del congelador 15 minutos antes de consumirlo y pásalo al frigorífico de modo que no esté excesivamente duro a la hora de manipularlo. Sírvelo con la ayuda de una cuchara, adórnalo con unas hojas de hierbabuena y a refrescaros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *