Receta: Helado de Pepino, y Helado de Pepino y Hierbabuena

¿Helado de pepino? ¿y de pepino con hierbabuena? Sí, habéis leído bien, ¡son super fáciles de hacer y están deliciosos! Una manera original de refrescarnos en este verano tan caluroso.

Os proponemos 2 opciones: helado de pepino, y helado de pepino y hierbabuena. Su preparación es casi idéntica, la única diferencia es que al helado de pepino y hierbabuena le añadiremos unas hojitas de esta planta aromática que le dan un toque muy fresco.

Ingredientes para preparar el helado de pepino (10 raciones): 250 gr. de pepino con piel, 250 gr. de yogur natural / yogur griego natural, 400 ml. de nata de montar (también puedes prepararlo usando sólo 300 ml si prefieres que no quede tan cremoso), 150 gr. de azúcar y 40 gr. de miel

Ingredientes para preparar el helado de pepino y hierbabuena (10 raciones): 250 gr. de pepino con piel, 250 gr. de yogur natural / yogur griego natural, 400 ml. de nata de montar (también puedes prepararlo usando sólo 300 ml si prefieres que no quede tan cremoso), 150 gr. de azúcar, 40 gr. de miel y 20 hojas de hierbabuena.

Preparación helado de pepino/ pepino y hierbabuena: Lava el pepino y desecha los extremos. Trocea con la piel incluida y tritura con una batidora (puedes utilizar una batidora de mano, batidora de vaso o usar una thermomix) hasta que la textura quede como un puré. Añade el yogur, el azúcar y la miel (y la hierbabuena, en el caso de que estés preparando la segunda opción). Tritura bien y reserva.

Monta la nata e incorpora despacio a la mezcla. Si la pruebas en este momento notarás que ha quedado muy dulce, pero no te preocupes, porque una vez congelado verás como pierde esa sensación de dulzor excesivo.

Vierte la mezcla en poleras o en un único molde e introduce en el congelador al menos durante 4 horas (si has usado poleras individuales) o al menos durante 8 horas (si has usado un único molde).

En el caso de que hayas utilizado un único molde, sácalo del congelador 15 minutos antes de consumirlo y pásalo al frigorífico de modo que no esté excesivamente duro a la hora de manipularlo. Sírvelo con la ayuda de una cuchara, adórnalo con unas hojas de hierbabuena y a refrescaros!

Receta: Brownie de Calabacín

Os presentamos una receta dedicada a los más chocolateros. Es muy fácil de preparar, ligera y apta para veganos. El calabacín no se aprecia pero ayuda a mantener la miga de este postre más húmeda y jugosa.

Ingredientes (para 4 pers.): 220 gr. de calabacín, 180 gr. de azúcar, 125 ml. de aceite de girasol, 1 cucharada de esencia de vainilla, 25 gr. de cacao puro en polvo sin azúcar, 100 gr. de harina de repostería, 100 gr. de harina integral, 1,5 cucharaditas bicarbonato sódico, 1 pizca de sal y 3-4 cucharadas de chips de chocolate negro (o chocolate negro troceado)

Preparación: Precalienta el horno a 180 ºC y engrasa un molde cuadrado de unos 20 cm. de lado. Lava bien los calabacines y córtales un extremo. Rallalos con un rallador grueso hasta obtener 220 gr. Escurre ligeramente la ralladura sobre un colador para retirar parte del agua.

Mezcla el azúcar con el aceite con la ayuda de unas varillas. Añade el calabacín rallado y el cacao en polvo, mezclándolo todo bien. Agrega la harina, la harina integral, el bicarbonato y la sal, y trabaja todo junto hasta obtener una masa homogénea.

Incorpora chips de chocolate (o chocolate negro troceado) al gusto, repártelo bien por toda la masa y remueve. Vierte la masa en el molde, iguala la superficie con una espátula, y hornea durante unos 40 min. o hasta que al pinchar el brownie con un palillo en el centro salga ligeramente manchado. Déjalo enfriar, corta y sirve. ¿No se os hace la boca agua sólo de pensarlo?

Receta: Gazpacho de Sandía

La sandía es una fruta típica del verano. Es la fruta que más agua contiene, casi un 93% de su composición, y es habitual que se utilice para rehidratarse y como parte de las dietas para perder peso debido a la baja cantidad de calorías que contiene. Pero además, tiene otras múltiples propiedades: es un alimento excelente para la recuperación muscular y refuerza el sistema nervioso debido a la gran cantidad de potasio que contiene, es depurativa y tiene efecto antioxidante.

El gazpacho de sandía es una receta sencilla, refrescante y deliciosa; y lo cierto es que sabe poco a sandía a pesar de su presencia. Se puede tomar como tentempié o como primer plato.

Ingredientes (para 4 personas): 0,6 Kg. tomates maduros, 0,5 kg. sandía (peso una vez quitada la piel y las pepitas), 75 gr. de pepino, 30 gr. de cebolla, 30 gr. de pimiento verde, 1 diente de ajo pequeño, 2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 1-3 cucharadas de vinagre de vino blanco (al gusto), 2/3 de una cuchara pequeña de sal, 50 gr. de jamón serrano (opcional).
Preparación: Lava y corta en trozos los tomates y el pimiento. Reserva.
Pela la cebolla, el pepino y córtalos en trozos. Reserva. Pela el ajo, córtalo a lo largo y quítale el germen que trae en el centro (para que no amargue)
Echa el tomate, el ajo, la cebolla, el pepino y el pimiento dentro del vaso de la batidora o de la thermomix y bate hasta que quede todo bien fino.
Pela la sandía, quita las pepitas y córtala en trozos. Echa la sandía a la batidora y añade la sal, el aceite y el vinagre. Bate durante unos minutos hasta que esté todo bien fino. (Si lo prefieres más líquido, le puedes echar un chorrito de agua a la mezcla; y si por lo contrario lo prefieres más espeso, añádele miga de pan hasta que adquiera la textura deseada) Prueba el gazpacho y échale más sal y/o vinagre al gusto.
Mete el gazpacho en la nevera y déjalo al menos un par de horas para que se enfríe bien.
Saca de la nevera y remueve con una cuchara. Sírvelo en un vaso y decóralo con unas bolitas de sandía y/o unas virutas de jamón serrano. Para chuparse los dedos!!!